Logotipo del Portal de Servicios Sociales de Castilla y León; Ir a página principal

Preguntas y respuestas sobre Dependencia

Qué es la dependencia
Despliega contenido

Es el estado de carácter permanente en que se encuentran las personas que, por razones de edad, enfermedad o discapacidad, junto con la falta o pérdida de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, precisan de la atención de otra u otras personas o de ayudas importantes para realizar las actividades básicas de la vida diaria; o en el caso de las personas con discapacidad intelectual o enfermedad mental, necesitan de otros apoyos para su autonomía personal.

¿Quiénes son las personas dependientes?
 

Aquellas que tienen reconocida su situación de dependencia por resolución de la Comunidad Autónoma, cuya validez se extiende a todo el territorio nacional.

El reconocimiento de la situación de dependencia se realizará tras la valoración de la situación de la persona dependiente, mediante la aplicación del baremo aprobado por Real Decreto del Gobierno (Real Decreto 174/2011 de 11 de febrero)

Fases del procedimiento de dependencia

Despliega contenido
  1. Apertura: Una vez recibida la solicitud, se abre el expediente y se revisa.
  2. Subsanación o mejora de la solicitud: En ocasiones, se puede requerir al interesado que subsane los posibles defectos o que presente documentación complementaria.
  3. Valoración y petición de informes: Los profesionales acreditados realizan una valoración en el domicilio habitual del solicitante. También se solicita a otras administraciones datos e informes necesarios para completar el expediente.
  4. Consulta y audiencia: El interesado recibirá por correo postal un documento en el que se le informa de las prestaciones a las que tiene derecho para que, en el plazo de 10 días, elija la que prefiera o bien presente alegaciones. Este trámite no será necesario en el caso de que conste previamente la elección o cuando el interesado esté recibiendo un servicio adecuado a su situación según la normativa vigente.
  5. Resolución: Se elabora la resolución que establece el grado de dependencia y las prestaciones que se le reconocen.
  6. Notificación: La resolución se notifica al interesado en el domicilio que ha señalado en la solicitud o que ha comunicado con posterioridad.

Reconocimiento de la situación de dependencia

Despliega contenido

¿Cómo se determina el grado de dependencia?

  1. El grado de dependencia, a efectos de su valoración, se determina mediante la aplicación del baremo acordado en el Consejo Territorial del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia, aprobado mediante Real Decreto. Dicho baremo tiene entre sus referentes la Clasificación Internacional del Funcionamiento, la Discapacidad y la Salud (CIF).
  2. El baremo establece los criterios objetivos de valoración del grado de autonomía de la persona, de su capacidad para realizar las distintas actividades de la vida diaria y la puntuación.

A este respecto se entiende por actividades básicas de la vida diaria las tareas más elementales de la persona, que le permiten desenvolverse con un mínimo de autonomía e independencia, tales como: el cuidado personal, las actividades domésticas básicas, la movilidad esencial, reconocer personas y objetos, orientarse, entender y ejecutar órdenes o tareas sencillas.


¿Qué se entiende por autonomía personal?
 

La capacidad de controlar, afrontar y tomar, por propia iniciativa, decisiones personales acerca de cómo vivir de acuerdo con las normas y preferencias propias, así como de desarrollar las actividades básicas de la vida diaria.


¿Quién puede solicitar el reconocimiento de su situación de dependencia?
 

Son titulares de los derechos establecidos en la Ley los españoles que cumplan los siguientes requisitos:

  1. Encontrarse en situación de dependencia, tal y como se describe en el primer punto, en alguno de los grados establecidos.
  2. Residir en territorio español y haberlo hecho durante cinco años, de los cuales dos deberán ser inmediatamente anteriores a la fecha de presentación de la solicitud. Para los menores de cinco años, el periodo de residencia se exigirá a quien ejerza su guarda y custodia.

Las personas que, reuniendo los requisitos anteriores, carezcan de la nacionalidad española, se regirán por lo establecido en la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, en los tratados internacionales y en los convenios que se establezcan con el país de origen.

En el caso de los emigrantes españoles retornados, no será preciso este periodo mínimo de residencia, pudiendo acceder directamente al sistema, una vez fijada su residencia en España.


¿Qué es el certificado de emigrante retornado?
 

Es el documento que acredita la condición de retornado, sin el cual no se podría continuar adelante en la gestión de algunos derechos o ayudas pertinentes.

Dónde solicitarlo: La solicitud se hace personalmente en la Sección de Emigración del Área de Trabajo y Asuntos Sociales de la Delegación del Gobierno en la Comunidad Autónoma.

Qué documentos debe presentar:

  • Pasaporte español vigente.
  • Baja Consular.
  • Documento que certifica los años trabajados en el extranjero, expedido por la Consejería Laboral del Consulado de España del país donde residía.
  • En el caso de pensionistas y jubilados, los documentos que justifican tal condición, certificados por la Consejería Laboral del Consulado del país donde residían.
  • Los retornados que proceden de la Unión Europea, del Espacio Económico Europeo o de Suiza, deberán acreditar la fecha de la última salida de España y la fecha del retorno, así como presentar el formulario comunitario E-301 y E-121.
  • Los retornados de países con los que existe Convenio de Seguridad Social, en virtud del cual puedan totalizarse periodos de seguro, de ocupación o de cotización, deberán acreditar y cumplimentar en el certificado los periodos de cotización a la Seguridad Social y las prestaciones por desempleo.
  • De todos los documentos se deberá presentar original con 3 fotocopias.

Las personas afectadas lo solicitarán directamente, mientras que aquellas incapacitadas únicamente lo harán por medio de su representante legal, el cual deberá acreditar tal condición.


¿Se puede acreditar la condición de emigrante retornado sin el certificado expedido por la Delegación del Gobierno en la Comunidad Autónoma?
 

Sí, mediante la presentación de los dos documentos siguientes:

  • Certificado de Baja en el libro de matrícula del registro consular del país de procedencia, en el que conste como causa de la baja el traslado a España.
  • Certificado de empadronamiento en el municipio en que haya fijado su residencia en España.

¿Qué se entiende por autorización voluntaria para la representación?

Se entiende que la persona dependiente no tiene capacidad física para tramitar la solicitud de valoración de la dependencia, por lo que voluntariamente autoriza a otra persona para que efectúe en su nombre dichos trámites y firma el impreso de autorización correspondiente.

Las personas residentes en centros pueden también efectuar esta autorización, aunque nunca al centro como tal, sino a la persona que consideren.

Respecto a la forma de acreditar esta representación, se acepta cualquier medio válido en derecho que deje constancia fidedigna:

  • Acta notarial, válida para actuar en sentido amplio, no restringida a la autorización para aspectos parciales como compraventas, por ejemplo.
  • Modelo de acreditación de representante facilitado en la web, (puede ir cumplimentado con la huella del solicitante, si no puede firmar, acompañada de la firma de dos testigos identificados con su DNI).
  • Mediante declaración, ante funcionario de la administración ante el que se actúa, en comparecencia personal del interesado y del representante.

¿Qué es la autorización para la consulta de datos personales y para qué sirve?

La tramitación del procedimiento requiere la obtención de datos personales de quienes intervienen en él:

  • DNI del interesado, del representante, del cónyuge y del cuidador
  • Datos económicos del interesado y de su cónyuge
  • Datos de residencia del interesado y del cuidador

Estos datos, los puede obtener la Administración, mediante consultas telemáticas a los archivos de Organismos Públicos, previa autorización expresa de cada una de las personas indicadas.

Si se presta la autorización, no será necesario que el solicitante aporte la documentación que acredita dichos datos: copia del DNI, declaraciones del IRPF, certificados del Catastro, certificados periódicos de residencia, etc.

Si no se presta la autorización, será necesario aportar toda la documentación indicada en el modelo oficial de solicitud, para acreditar toda la información.

¿Quién o cómo firmaría la solicitud o autorización, en el caso de una persona que sólo presenta una minusvalía física?, ¿Sería válida la huella?

La huella del interesado puede servir para actuar en su propio nombre suscribiendo una solicitud de reconocimiento de situación de dependencia, pero debe ir acompañada de la firma de dos testigos identificados con su nombre, apellidos y DNI.

Es preferible que designe a un representante (en este caso un representante voluntario, puesto que tiene capacidad de obrar), que actúe en su nombre durante todo el procedimiento.

¿Qué es la declaración de presunto incapaz?

Se produce cuando la persona dependiente no tiene capacidad por sí misma para solicitar la valoración de su dependencia. Quien efectúa esa solicitud y actúa como representante, si esa persona no se encuentra incapacitada legalmente, debe presentar el formulario de declaración de presunto incapaz, acompañado de copia del escrito dirigido al Ministerio Fiscal o al órgano judicial correspondiente.

En los casos de personas con demencias, alzheimer, etc., que no han iniciado ningún proceso de incapacitación, ¿podrían los familiares firmar la solicitud? ¿Y si se encuentran en un centro residencial?

Las personas con demencias, alzheimer o en casos similares pueden firmar la solicitud o cualquier otra documentación del expediente, puesto que la Ley presume que cualquier persona tiene capacidad en tanto en cuanto no se declare judicialmente su incapacidad.

De este modo, se inicia el procedimiento de reconocimiento de la situación de dependencia con los efectos que a su derecho se deriven.

A estos efectos, es indiferente que esté en domicilio particular o ingresado en residencia, incluso si en este último caso, ha sido ingresado con autorización judicial sin haber sido declarado incapaz.

¿Cómo y dónde presentar la solicitud?

Mediante la presentación del modelo normalizado que se puede obtener en esta página web o en las oficinas administrativas dependientes de la Gerencia de Servicios Sociales, corporaciones locales y centros de acción social pertenecientes a las mismas (CEAS) o también en los propios centros de atención a personas dependientes (mayores y con discapacidad).

En general, las solicitudes podrán presentarse por cualquier medio de los reconocidos en derecho por la Ley 30/1992 de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común: en los registros de los órganos administrativos a los que se dirijan o en los registros de cualquier órgano administrativo, sea de la Administración General del Estado, de cualquier Administración de las Comunidades Autónomas o de alguna de las entidades de la Administración Local siempre que, en este último caso, se hubiese suscrito el oportuno convenio (si Ud. quiere saber cuál es la oficina de registro más próxima a su domicilio, puede consultar al teléfono 012), así como en las oficinas de Correos.

Valoración de la situación de dependencia

Despliega contenido

¿Dónde y cómo se valora la situación de dependencia?
 

Las personas encargadas de aplicar el baremo se desplazan al lugar de residencia habitual de la persona, excepto para los menores de cero a tres años, que serán valorados en los Centros Base.

El objetivo es determinar la capacidad individual del solicitante para llevar a cabo por sí mismo, de una forma adecuada, y sin apoyos de otra u otras personas, actividades o tareas en su entorno habitual.

La aplicación del BVD se fundamentará en los correspondientes informes sobre la salud de la persona y sobre su entorno habitual, así como en la información obtenida mediante la observación, la comprobación directa y la entrevista personal de evaluación llevadas a cabo por profesional cualificado y formado específicamente para ello.

En determinados casos, la entrevista debe completarse con la participación de otra persona que conozca bien la situación: si el informe de salud documenta deficiencias en las funciones mentales y/o limitaciones en la capacidad de comunicación que puedan interferir en la entrevista.

La valoración se realizará teniendo en cuenta el uso de prótesis, órtesis y ayudas técnicas disponibles por el solicitante, así como las barreras existentes en su entorno habitual.
Finalizada la aplicación del baremo se obtendrá, un dictamen sobre el grado de dependencia, según su severidad y la necesidad de apoyo de otra persona en el desempeño de las actividades valoradas.


¿Cuáles son los plazos de resolución del reconocimiento?
 

El plazo máximo entre la fecha de entrada de la solicitud en la Gerencia Territorial de Servicios Sociales y la de la resolución de reconocimiento de la prestación será de seis meses.

La resolución de encontrarse en situación de dependencia los niños menores de seis meses, a efectos de la ampliación del permiso de maternidad, se dictará en el plazo de treinta días naturales.

¿Cuáles son los grados de dependencia?

Despliega contenido

Grado III

Gran dependencia: cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria varias veces al día y, por su pérdida total de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, necesita el apoyo indispensable y continuo de otra persona o tiene necesidades de apoyo generalizado para su autonomía personal. Se corresponde a una puntuación final del BVD de 75 a 100 puntos


Grado II

Dependencia severa: cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria dos o tres veces al día, pero no requiere el apoyo permanente de un cuidador o tiene necesidades de apoyo extenso para su autonomía personal. Se corresponde a una puntuación final del BVD de 50 a 74 puntos


Grado I

Dependencia moderada: cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria, al menos una vez al día o tiene necesidades de apoyo intermitente o limitado para su autonomía personal. Se corresponde a una puntuación final del BVD de 25 a 49 puntos.


¿Existen equivalencias entre los grados de discapacidad ya valorados, con asistencia de tercera persona y los grados de dependencia?

 

El Real Decreto 174/2011 de 11 de febrero contempla una equivalencia entre la puntuación de la necesidad de tercera persona (ATP) y el grado de dependencia:
 

De      15      a      29      puntos      ATP      Grado      I      de      dependencia
De      30      a      44      puntos      ATP      Grado      II     de      dependencia
De      45      a      72      puntos      ATP      Grado      III    de      dependencia

En todos los casos, salvo en los supuestos en que el grado que resulte de la aplicación de dicha tabla sea el máximo reconocible (G III), se aplicará el BVD y se reconocerá el más favorable entre éste y el que corresponda conforme a la tabla anterior.

Esta equivalencia es aplicable a quienes tengan reconocida la necesidad de concurso de tercera persona con anterioridad al 11 de octubre de 2012, fecha de publicación del Real Decreto 1364/2012, de 27 de septiembre. A partir de esa fecha, se suprime el baremo de ayuda de tercera persona del procedimiento para reconocer el grado de discapacidad. Desde esa fecha, para determinar la necesidad de concurso de tercera persona es necesario aplicar el BVD y obtener, al menos 25 puntos en dicho baremo.


¿Cómo afecta la Ley a las personas que tengan reconocida gran invalidez?
 

La disposición adicional novena de la Ley y el Real Decreto 174/2011 establecen que a las personas que tengan reconocido el complemento de gran invalidez, se les reconocerá la situación de dependencia, con el grado y nivel que se determine mediante la aplicación del baremo. En todo caso, se garantiza el grado I dependencia moderada. 
 

Programa Individual de Atención (PIA)

Despliega contenido

El programa individual de atención consiste en la prestación o conjunto de prestaciones que se consideran adecuadas para la situación de dependencia del interesado.

De todas las prestaciones que integran el PIA, el interesado podrá recibir, en cada momento, una o varias compatibles.

Calendario de acceso a las prestaciones 

Despliega contenido

El reconocimiento de la situación de dependencia, en alguno de los grados y niveles, supone el derecho de acceso a las prestaciones del sistema, sin embargo este derecho no es efectivo de manera inmediata, es decir, las personas dependientes recibirán las prestaciones de forma sucesiva conforme al calendario de implantación señalado por la Ley (modificado por el Real Decreto Ley 20/2011 de 30 de diciembre y por el Real Decreto Ley 20/2012 de 13 de julio) que es el siguiente:

 

Calendario de acceso a las prestaciones
Calendario de acceso a las prestaciones
Año Grado
Primer año (2007) Grado III
Segundo y tercer año (2008 y 2009) Grado II, nivel 2
Tercer y cuarto año (2009 y 2010) Grado II, nivel 1
Quinto año, que finaliza el 31/12/2011 Grado I, nivel 2 a los que se les hubiera reconocido la prestación
A partir de 01/07/2015 El resto del Grado I

Abre una nueva ventana para descargar la Tabla.  Descarga la tabla Calendario de acceso a las prestaciones en formato Excel

Por lo tanto, en el año 2007 sólo recibieron alguna prestación los grandes dependientes. A partir del 2008, además de los anteriores, empezaron a recibir prestaciones los dependientes severos (Grado II, Nivel 2), y así sucesivamente.

Retroactividad de las prestaciones económicas. Modificaciones introducidas por el Real Decreto Ley 8/2010 y por el Real Decreto Ley 20/2012

Despliega contenido

Prestación económica de asistencia personal y prestación económica vinculada al servicio:

  • Si la resolución se notifica dentro del plazo de 6 meses desde la solicitud, la prestación económica produce efectos desde la fecha de la resolución.
  • Si la resolución no se notifica dentro del plazo de 6 meses, la prestación económica produce efectos desde el día siguiente al cumplimiento de dicho plazo.
  • El plazo de los 6 meses se computa desde la entrada de la solicitud en el registro del órgano de tramitación, pudiendo descontarse las posibles suspensiones o paralizaciones que se hayan producido por subsanación, petición de informes, etc.

Prestación económica de cuidados en el entorno familiar:

  • La efectividad de la prestación económica de cuidados en el entorno familiar queda sujeta a un plazo suspensivo máximo de dos años, que se computa desde la fecha de la resolución que reconozca la prestación o desde la fecha en que se cumplió el plazo máximo de resolución.
  • El plazo de suspensión finaliza cuando se realice el pago de la prestación y, en todo caso, con el transcurso de dos años desde su inicio.
Catálogo de servicios y prestaciones del sistemaDespliega contenido

¿Cuál es el catálogo de servicios?

  • Servicio de prevención de las situaciones de dependencia.
  • Servicio de promoción de la autonomía personal.
  • Servicio de teleasistencia.
  • Servicio de ayuda a domicilio.
  • Centro de día.
  • Centro de noche.
  • Centro residencial.

Estos servicios se prestarán a través de la red pública de servicios sociales de la Comunidad Autónoma (de titularidad pública y privados concertados, debidamente acreditados).

¿Cuáles son las prestaciones económicas?

  • Prestación económica para cuidados en el entorno familiar.
  • Prestación económica de asistencia personal.
  • Prestación económica vinculada a la adquisición de un servicio.


¿En qué consiste la prestación económica vinculada?
 

La ley prevé que cuando no sea posible la atención mediante algún servicio público, se concederá una prestación económica vinculada, que deberá destinarse a la adquisición del servicio. También podrá reconocerse cuando el interesado no formule elección entre los servicios y prestaciones que sean adecuados a su situación.

Para percibir la prestación reconocida es necesario justificar la adquisición del servicio.
Su cuantía depende de los importes máximos vigentes en cada momento, de la capacidad económica del interesado y de su grado de dependencia.

Es importante señalar que esta prestación económica no podrá utilizarse para el pago de servicios que no estén establecidos en el catálogo y acreditados por la Comunidad Autónoma para la atención a la dependencia. Tampoco se podrá destinar a servicios que no estén incluidos en el Programa Individual de Atención (PIA) de la persona interesada. El PIA está recogido en su resolución.


¿Qué es la prestación económica de asistencia personal?
 

Es una prestación destinada a facilitar la promoción de la autonomía de la persona en situación de dependencia, mediante la contratación de un servicio de asistencia personal que facilite al beneficiario el acceso a la educación y al trabajo, así como una vida más autónoma en el ejercicio de las actividades básicas de la vida diaria.

El servicio de asistencia personal se podrá contratar en alguna de las siguientes modalidades:

  • Mediante contrato con empresa o entidad privada debidamente acreditada.
  • Mediante contrato directo con el asistente personal, que deberá ser un profesional autónomo, que reúna el requisito de idoneidad.

Para percibir la prestación reconocida es necesario justificar la adquisición del servicio.

Su cuantía depende de los importes máximos vigentes en cada momento, de la capacidad económica del interesado y de su grado de dependencia.


¿Qué es la prestación económica para cuidados en el entorno familiar y apoyo a cuidadores no profesionales?
 

Se trata de una prestación de carácter excepcional, cuya finalidad es es la de contribuir a la cobertura de gastos derivados de la atención prestada en su domicilio a quien se encuentra en situación de dependencia por persona de su familia o de su entorno que no estén vinculadas entre sí por un servicio de atención profesionalizada y siempre que se den condiciones adecuadas de convivencia y de habitabilidad de la vivienda.

La prestación podrá reconocerse cuando se establezca en el Programa Individual de Atención (PIA).
Su cuantía depende de los importes máximos vigentes en cada momento, de la capacidad económica del interesado y de su grado de dependencia.

La cotización a la Seguridad Social de los cuidadores se realiza a través de la suscripción de un convenio especial que, desde 15/07/2012, es voluntario. Desde 01/01/2013 la cotización corre a cargo exclusivamente de la persona cuidadora.


¿A quiénes entendemos como cuidadores no profesionales?
 

Podrán asumir la condición de cuidadores no profesionales de una persona en situación de dependencia su cónyuge y sus parientes por consanguinidad, afinidad o adopción, hasta el tercer grado de parentesco y personas asimiladas a la situación familiar, como parejas de hecho, tutores y personas designadas con funciones de acogimiento. En todo caso, deben reunir los requisitos de idoneidad, capacidad, condiciones de habitabilidad y convivencia.

Cuando la persona en situación de dependencia tenga su domicilio en un entorno caracterizado por insuficiencia de recursos públicos o privados acreditados, despoblación o circunstancias geográficas o de otra naturaleza, que impidan o dificulten otras modalidades de atención, la Administración competente podrá excepcionalmente permitir la existencia de cuidadores no profesionales por parte de una persona de su entorno que, aún no teniendo el grado de parentesco señalado en el párrafo anterior, resida en el municipio de la persona dependiente o en uno vecino y lo haya hecho durante el periodo previo de un año.


¿Qué requisitos debo cumplir para percibir las prestaciones económicas?
 

Los requisitos comunes a todas las prestaciones económicas son:

  • Tener reconocido un grado de dependencia con derecho a prestaciones según el calendario de aplicación de la Ley.
  • Estar empadronado y residir en un municipio de Castilla y León.
  • Además, cada una de las prestaciones tiene requisitos específicos, que están recogidos en la Orden FAM/644/2012 de 30 de julio.

¿Qué atenciones específicas contempla la Ley para los menores de 3 años?

  • La Ley establece una serie de modalidades de intervención para los menores de 3 años que acrediten situación de dependencia:
  • Ayuda a domicilio.
  • Prestación económica vinculada al servicio.
  • Prestación económica para cuidados en el entorno familiar y apoyo a cuidadores no profesionales.

Asimismo, la Ley contempla la elaboración de un Plan Integral de Atención por parte de las Administraciones Públicas para estos menores de 3 años en situación de dependencia, que facilite la atención temprana y la rehabilitación de sus capacidades físicas, mentales e intelectuales.

El Real Decreto 175/2011 de 11 de febrero incluye, dentro del servicio de promoción de la autonomía personal, el servicio de atención temprana.

Ayuda económica para el descanso del ciudador
Despliega contenido

¿Qué es la ayuda para descanso del cuidador?

Es una ayuda económica que la Junta de Castilla y León concede para sufragar parte del coste que supone la estancia de una persona dependiente en un centro residencial durante quince días al año.

¿Puedo elegir el centro al que quiero ir?

Sí, sólo es necesario que el centro esté autorizado.
No obstante, numerosos centros se han adherido a este programa y ofrecen plazas que cumplen con las condiciones requeridas para estas estancias temporales.
Descargue aquí el  Listado de los centros adheridos (53 kbytes) Descarga del documento tipoXLS. Abre una nueva ventana

¿Quiénes pueden recibir la ayuda para descanso del cuidador?

Las personas con un grado III de dependencia, que tengan reconocida la prestación económica de cuidados en el entorno familiar, no estén sometidos a un sistema de rotación de cuidadores y tengan incluido en su programa individual de atención (PIA) el servicio de atención residencial.

¿Cómo puedo saber si mi PIA incluye el servicio de atención residencial?

Consultando la resolución que le ha reconocido el derecho a la prestación de cuidados en el entorno familiar.

¿En qué consiste la ayuda?

En una cuantía económica equivalente al 50 por ciento del importe mensual de la prestación económica vinculada.

¿Cómo puedo saber cuál es el importe de la ayuda?

Con carácter general, estará incluido en la resolución que reconozca la prestación de cuidados en el entorno familiar y la ayuda para descanso del cuidador.

En todo caso puede solicitar información sobre la cuantía que le corresponde en su Gerencia Territorial de Servicios Sociales.

Si la Administración me reconoce la ayuda ¿estoy obligado a utilizarla y acudir durante quince días al año a un centro residencial?

No. Puede utilizarla o no utilizarla.

¿Cuándo puedo empezar a hacer uso de esta ayuda?

A partir de la fecha indicada en la resolución. Con carácter general, una vez que la tiene reconocida, siempre que haya transcurrido un año desde que presentó la solicitud de reconocimiento de la situación de dependencia que dio lugar a la prestación económica de cuidados en el entorno familiar. Si antes de solicitar la prestación de cuidados en el entorno familiar tenía reconocida otra prestación, el plazo de un año se computa desde que solicitó la modificación de prestaciones. Si se ha producido un cambio de cuidador, el plazo de un año se computa desde que solicitó el reconocimiento para el nuevo cuidador.

¿Qué debo hacer para recibir la ayuda?

Ingresar durante un máximo de 15 días al año en un centro residencial privado, que esté autorizado para atender a personas asistidas. Después deberá aportar la factura pagada correspondiente a la estancia.

Una vez que haya disfrutado de la estancia residencial, ¿Cuándo tengo que presentar la factura?

En los meses de enero y febrero del año natural siguiente a la estancia.

¿Qué ocurre si la presento fuera de ese plazo?

Que no podrá ser abonado el importe de la ayuda.

Si decido hacer uso de la ayuda y acudir a un centro residencial ¿puedo estar menos de quince días?

Sí, siempre que el centro al que acuda admita estancias inferiores.

Si sólo disfruto de siete días de estancia ¿qué importe me corresponde?

La parte proporcional de la cuantía reconocida para los quince días.

¿Qué documentación debo aportar al centro?

La que se le indique en el propio centro, y en particular la solicitud de plaza que incluye una declaración responsable del cuidador sobre tratamientos, necesidades específicas de alimentación y cuidados, etc., además de los informes médicos de que disponga.

Esta ayuda ¿es compatible con la prestación económica de cuidados en el entorno familiar?

Sí, durante un máximo de 15 días al año.

Puede obtener más información en el teléfono 012